Es una identidad Adventista del 7mo. dia formada por niños y jóvenes entre los 10 y 15 años de edad (edad desde la cual pasan a formar parte de un club de Lideres de Conquistadores. El Club de Conquistadores se organiza a través de reuniones semanales, y otras actividades, tales como campamentos, desfiles públicos, ferias, fogatas, exposiciones, camporees, primeros auxilios, nudos, devocionales, investiduras, asistencia social, etc.
 

El Pastor Pagán junto a su esposa Martita son investidos en una ceremonia de honoris causa por uno de los directores de jovenes de la Division Suramericana y se les otorga el pañuelo de Guia Mayor usado por miles de lideres a lo largo y ancho de el territorio de Sur America, este momento fue en Cusco Perú.

Philosophy 

The Seventh-day Adventist Church is committed to understanding young people and training its youth for leadership and service to humanity.

 

The Pathfinder Club is a church-centered spiritual-recreational-activity program designed for young people 10 to 15 years of age. Pathfindering appeals to this age group because its program features activities that meet their needs and interests. Much of the Pathfinder Club program is built around physical action. This is because youth from 10 to 15 years of age are in a fast-growing physical stage of development. It is filled with action, adventure, challenge, group activities, and provides opportunities for the development of new attitudes and skills that produce personal growth, team or community spirit and a sense of loyalty and respect for God, His Creation, and His church.

 

While the Pathfinder Club exists primarily for youth, one of its basic purposes is to also bring together parents and church members through active involvement with the club and its members. Here the so-called generation gap disappears as young and old worship, work, and play together in a bond of common experience. Meaningful relationships are forged as leaders and counselors join with Pathfinders in sharing, building confidence, and working together.

 

The whole philosophy of Pathfindering is built on the premise that "children learn best by example, rather than precept." As they see leaders and parents model spiritual and social values, they too will aspire to develop high moral principles, loving and caring attitudes, and determination to excel in all their various pursuits.

 

Young people learn most effectively in a positive, happy, and secure atmosphere. The attitude of the club leaders is therefore a vital ingredient in guaranteeing the success and effectiveness of this ministry to youth. A failure to listen to and understand the needs of the young people will only erect barriers to real spiritual growth and development and may prove to be a contributing factor in making the church and its mission unattractive to the youth.

 

Objectives

This philosophy is an integral part of the club. The Pathfinder Club curriculum of six classes and nearly 250 Honors lies at the heart of the program. The following objectives can be achieved as the club leaders seek to fulfill these.

  1. Help the young people to understand that God and His church love them, care for them, and appreciate them. As Pathfinders are accepted and affirmed they will begin to appreciate the love of God revealed through the church and its ministry, and feel a need to be more committed to and involved with its program.

  2. Encourage Pathfinders to discover their own God-given potential and to use their gifts and abilities to fulfill God's expectations for them and the part they can play in the great plan of salvation.

  3. Inspire young people to give personal expression of their love for God by uniting them together in various outreach activities.

  4. Make the number one priority of your club program the personal salvation of every Pathfinder. The Pathfinder age is a time when many decisions are being made that will affect the youth's future relationships and his or her own personal development. The peak time for discovering and making a relationship with God seems to be around 12 years of age.

  5. Build into a Pathfinder's life a healthy appreciation and love for God's creation by enjoying outdoor activity (campouts, nature walks, nature honors, etc.). Pathfinders will experience a sense of wonder and worship as they observe and explore the beauty, the majesty, and the creative power in nature. Fellowship with God will become more meaningful.

  6. Teach Pathfinders specific skills and hobbies that will make their lives more meaningful and will occupy their time with profitable accomplishments. Young people experience satisfaction and delight as they use their hands to fashion 5 useful articles from wood, plastic, steel, clay, felt and yarn and as they discover how things work and operate.

  7. Encourage the Pathfinder to keep physically fit. This is one important way to safeguard against idleness and boredom. Teach children to care for their body and establish habits that will provide for their future happiness and usefulness (cf. 2T 536, 537; Educ. 195).

  8. Give opportunity for the development of leadership by encouraging club members to work together and share in leadership responsibility. This will teach them to learn the lessons of obedience, discipline, resourcefulness, patriotism and the processes of group dynamics.

  9. Seek to foster the harmonious development of the physical, social, intellectual, and spiritual life of the Pathfinder. The invigoration of mind and body, the fostering of an unselfish spirit, the attention to recreational and cultural activities, will provide stimulus for personal growth and act as an outlet for that restless energy, which is so often a destructive source of danger to the young person.

CONQUISTADORES

 

Filosofía de los conquistadores

El entrenamiento y la salvación de la juventud es una de las misiones más importantes de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Los científicos nos dicen que los patrones de los cerebros de los niños están formados cuando alcanzan la edad de 12 años. Esto significa que durante sus primeros años formativos, es crucial que se les enseñe buenos hábitos. Siglos atrás, las Escrituras nos informaron "Instruye al niño en su carrera; aun cuando fuere viejo no se apartará de ella" (Proverbios 22:6). Esto es más que un dicho, es un hecho probado.

La iglesia debe aceptar una alta responsabilidad en influenciar al niño por Cristo debido al colapso de las estructuras sociales. No hay diferencia entre la proporci6n del divorcio en la Iglesia Adventista y el público en general. Uno en cada cinco hogares Adventistas tiene un esposo que no es adventista. Esto significa que en esos hogares hay s610 un padre que provee el incentivo y la enseñanza necesaria para guiar a los niños a Jesús. Aún en los hogares donde los dos padres son adventistas, en la mayoría de los casos ambos trabajan fuera del hogar y no tienen mucho tiempo para los niños. Esto reduce la efectividad de la influencia del hogar y añade responsabilidad a la iglesia.

Sólo un 50 por ciento de niños Adventistas en los grados 1-8 asisten a escuelas Adventistas, y en algunas conferencias el porcentaje es aún menor. La iglesia tiene el desafío de alimentar a estos niños de hogares Adventistas que asisten a escuelas públicas. El Club de Conquistadores tiene gran potencial en cumplir con estas necesidades.

Objetivo de los conquistadores

El Club de Conquistadores, un programa espiritual- recreacional de la iglesia, ha sido diseñado para niños y niñas en los grados de 5-10 (10-15 años de edad). El programa ofrece acci6n, aventura, desafío y actividades de grupo que producen un espíritu de equipo y lealtad en la iglesia.

Uno de los propósitos básicos del Club de Conquistadores es el de cumplir con el mensaje de Elías en Malaquías donde dice: "El convertirá el coraz6n de los padres a los hijos, y el coraz6n de los hijos a los padres" (Malaquías 4:6). Mientras que los miembros de la iglesia juegan, adoran y trabajan junto con los Conquistadores, el vacío entre las generaciones desaparece en una unión de experiencia común. Los niños aprenden mejor por el ejemplo; toda la filosofía de los Conquistadores está basada sobre esta idea. Es importante, entonces, que se escojan líderes espirituales, dedicados y entregados al servicio, para que trabajen con los Conquistadores.

Los ideales y objetivos de la Iglesia Adventista del Séptimo Día deben hacerse atractivos a los niños por medio de actividades que apelen a esta edad inquieta y por lo tanto, mucho del programa de los Conquistadores es acción física.

El Club de Conquistadores provee una clave en el programa educacional de la iglesia, pues provee la oportunidad de llevar a los niños fuera del salón de clases en aventuras al aire libre.

Los objetivos de los Conquistadores requieren que el líder:

 
  1. Ayude al Conquistador a comprender que la iglesia los ama, los aprecia, se preocupa por ellos y los necesita en su programa total.
  2. Muestre a los Conquistadores lo que Dios ha planeado para sus vidas.
  3. Prepare a los Conquistadores para el servicio misionero. Enseñarles que el testificar a otros de Cristo no es una actividad de una vez por semana. Es una forma de vida diaria, y puede ser enfocada por medio de tales actividades evangelísticas como La Voz de los Menores, la Recolección, grupos de canto, proyectos de servicio a la comunidad, etc.
  4. Trabaje por la salvación individual de cada Conquistador. Setenta por ciento de todos los niños Adventistas quienes eventualmente se convierten en miembros de la iglesia hacen su decisión antes de los 14 años de edad. "Niños de ocho, diez, o doce años de edad son suficientemente mayores para hablarles sobre la religión personal" (Testimonies, Vol. 1, p. 400) (Traducido).
  5. Desarrolle el aprecio del Conquistador por la naturaleza y su ambiente. "A fin de que los jóvenes tengan salud, alegría, vivacidad y músculos y cerebros bien desarrollados, deben estar mucho al aire libre, tener trabajo y recreación bien regulados." Durante los campamentos, actividades en la naturaleza, y estudiando para sus especialidades de naturaleza, los Conquistadores aprenden directamente acerca del poder creador de Dios. El estudio de la naturaleza desarrolla una comunión con el Dios como Creador.
  6. Enseñe a los Conquistadores habilidades específicas y ocupaciones que den significado a sus vidas y ocupen su tiempo provechosamente. A los Conquistadores les gusta hacer cosas de madera, de plástico, de hierro, de arcilla, de fieltro, de hilo y otros materiales. Les da gran satisfacción construir un motor que funcione, o un radio que suene. Los clubes de Conquistadores deben animar esto por medio de las Clases de Especialidades.
  7. Ayude a mantener a los Conquistadores en buena condición física. "El comprender la filosofía de la salud es una salvaguardia contra muchos de los males que van de continuo en aumento." "Los niños necesitan ser instruidos con relación a sus propios cuerpos... Enséñeles que si ellos violan las leyes de sus seres ellos deberán pagar la penalidad del sufrimiento de enfermedades." "El descuido en la salud del cuerpo tiene tendencia en el descuido del carácter moral." (Traducido de "Testimonies, Vol. 2, p. 536, 537.). "Todo lo que promueva la salud física, promueve el desarrollo de una mente fuerte y un carácter equilibrado." "Debiera cuidarse por lo tanto tan fielmente la salud como el carácter. El conocimiento de la fisiología y de la higiene debería de ser la base de todo esfuerzo educativo." (La educación, p.191.). A los Conquistadores se les debe dar la oportunidad de firmar el voto de Temperancia, con la determinación de nunca usar drogas, alcohol, tabaco o cualquier cosa dañina a su salud. Ellos necesitan aprender que al controlar el apetito, aumentan su fuerza y vigor para las emergencias de la vida. Al hacer esto, estarán presentando sus cuerpos como sacrificios vivos al Creador.
  8. Dar oportunidad para el desarrollo del liderazgo. El Club de Conquistadores es una organización democrática donde los miembros aprenden a trabajar unidos y a compartir en la responsabilidad del liderazgo. Ellos aprenden disciplina, obediencia, a usar sus recursos, patriotismo, y el proceso de la dinámica de grupos. El blanco del Club de Conquistadores no incluye el tratar de amoldar a todos los niños por un solo molde. Más bien, anima a cada Conquistador a desarrollar sus capacidades individuales al máximo. El programa del Club de Conquistadores no debe ser planeado sólo por los adultos, en sus reuniones se debe incluir a los Conquistadores en la planificación y en la ejecución de esos planes.
  9. Desarrollar una vida física, mental, social y espiritual balanceada. Lucas 2:52 dice: "Y Jesús crecía en sabiduría, en edad, y en gracia para con Dios y los hombres". "La verdadera educación es la preparación de las facultades físicas, mentales y morales para la ejecución de todo deber; es el adiestramiento del cuerpo, la mente y el alma para el servicio divino. Esta es la educación que perdurará en la vida eterna." (Palabras de Vida del Gran Maestro, p. 265.) Los líderes deben ocuparse de que haya un desarrollo armonioso en cada Conquistador, asegurándose de que sean buenos ciudadanos de este mundo y del venidero.